Amigos, un “sello de garantía”

Para atraer la atención del consumidor no hay nada mejor que apelar a los sentimientos. Los amigos y el amor son conceptos muy recurrentes para conectar con el consumidor, y muy eficaces en el caso específico del target adolescente y joven.

Los amigos funcionan como un círculo de confianza donde se escuchan y comparten todo tipo de opiniones: también las relativas al consumo.

Son personas de confianza, por lo que no camuflan la realidad ni se andan con rodeos en sus críticas y recomendaciones. Así, cuando un amigo les recomienda una marca, producto, película…es percibida con un extra de valor, con un particular y valioso “sello de garantía“.

La puerta a una experiencia con nuevas marcas

A este elemento de seguridad más o menos circunstancial, se une el hecho de que sus amigos son afines a ellos, con gustos similares (al fin y al cabo, uno se acaba relacionando con aquellas personas con las que comparte gusto y aficiones). Por eso, los amigos no solo influyen en la opinión que los adolescentes tienen de ciertos productos y servicios: sus amigos son un elemento muy poderoso a la hora de conocer nuevas marcas.

Por todo ello la amistad es muy recurrente en la publicidad dirigida a adolescentes y jóvenes. Compartir (una Coca Cola con tus amigos, una cerveza…) es un potente concepto cargado de emotividad con el que muchos se sienten identificados.

Aquí os dejamos dos buenos ejemplos:

Share
¡Compártelo!
Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *