La publicidad y el marketing en el territorio LIJ

Hoy, Día del Libro, es un buen momento para pasearnos por la literatura juvenil actual. Sus best sellers no solo pueblan las librerías, si no también los cines, las revistas, y los virales de Internet.

¿Cuáles son sus claves del éxito?

LAS GRANDES SERIES

Cuando todo parecía perdido y nos lamentábamos de que los jóvenes no leían, llegó Harry Potter con su magnética temática, sus atractivos personajes y su poderosa estrategia y maquinaria de marketing.

Sí, señores. Ahora los niños vuelven a enfrascarse en libros, y no son precisamente de pocas páginas. Grandes sagas, con trilogías o tetralogías de volúmenes cada vez más grandes consumen buena parte del interés literario de nuestros jóvenes.

“Los Juegos del Hambre”, “Cazadores de Sombras”, “AFTER”, “El club de los incomprendidos”, “Divergente”, “Percy Jackson y los héroes del Olimpo”… son sólo algunos de los títulos que parecen haberse asentado en las listas de libros más vendidos cada mes, y todos tienen en común ese concepto de gran historia, obligando al lector seguir cada volumen para poder conocer el final de la novela.

Puede que la actual cultura seriéfila haya tenido su influencia en este fenómeno, con largas tramas que contienen todas las temáticas que están tan de moda.

LAS TEMÁTICAS

En estas listas de éxitos nos encontramos, principalmente, 3 tipos de libros: de amor, de aventura, y los relacionados con el mundo de Internet y los videojuegos (El RubiusWillyRex yVegeta777 a día de hoy, junto con los manuales de Minecraft).

 

 

De todos ellos, los títulos de aventura son los que más recorrido suelen tener, ya que generan un movimiento fan muy fuerte que siempre solicita conocer más sobre el universo creado y ansían ser bombardeados con contenido transmedia que sacie su sed.

EL CONTENIDO TRANSMEDIA

Si queremos tener éxito cuando nos dirigimos al público juvenil actual, no podemos quedarnos en el libro. Sea aventura, sea humor, sea un manual o una novela de amor, no podemos olvidarnos de que los jóvenes de hoy en día son seres multipantalla, y es necesario dotar esas pantallas de contenido si queremos llamar su atención, y, sobre todo, si queremos mantenerla.

No es nada raro encontrarnos booktrailers de las últimas novedades, webs y redes sociales oficiales, eventos como firmas de libros cuando se cuenta con la presencia de los autores o ilustradores, críticas en blogs especializados, versiones en ebook… Por no hablar del contenido transmedia que generan los propios seguidores, como los populares fanfics (relatos basados en la historia y los personajes creados por los propios fans) que ya en alguna ocasión han derivado en nuevas sagas, como ocurrió con la exitosa “Cincuenta sombras de Grey” que como ya sabemos procede nada más y nada menos que de un fanfic adolescente de la saga “Crepúsculo”.

El salto a la televisión o al cine no suele hacerse esperar cuando el éxito es claro, así nos podemos encontrar ejemplos como “Yo, Elvis Riboldi” que prepara su propia serie de televisión, o “Divergente”, la última saga peliculera que ya va por su segunda entrega en los cines.

UN ADECUADO CIRCUITO DE MARKETING

Hay muchas maneras de promocionar un libro, pero por lo general el primer paso es pactar con la editorial la estrategia de marketing en función del presupuesto y de las expectativas.

Internet suele ser la primera opción, ya que parece ser la vía más efectiva en cuanto a conversión-presupuesto, así que los banners, el marketing en buscadores, o hacer un booktrailer está a la orden del día. También será necesario distribuir este material cada vez que hagamos una comunicación, ya sea en las newsletters que se envían a los gremios como en los blogs especializados y redes sociales.

Los autores y los ilustradores a veces entran dentro de esta estrategia, solicitándose su aparición en eventos y presentaciones en librerías y asociaciones, firmas de libros, o incluso participando en entrevistas.

Muchas veces se busca un objeto que sirva para aportar valor añadido a la venta, como un símbolo, un talismán o gadget que represente o esté presente en el libro. El sinsajo de “Los Juegos del Hambre”, o la varita de “Harry Potter”, nos podrían servir perfectamente de ejemplo.

De esta manera nuestra obra tendrá muchas papeletas para ser un potencial éxito de ventas, aunque por supuesto, un buen contenido, cuanto más adictivo mejor, y un material de calidad, sólo puede juzgarlo una persona… el lector.

Share
¡Compártelo!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *