¿Qué papel juega la literatura infantil en la transformación social?

La lectura siempre ha sido revolución, resistencia. Como de niños, cuando nos escondíamos a oscuras y con una linterna apuntando a las páginas, caminábamos por mil vidas diferentes a la nuestra. La literatura también es red, vínculo entre generaciones que se leen, transmisión de valores de abuelas a madres, de madres a hijas, de compañeras a amigas.

Las letras que nos acompañan desde pequeños, además de fuente de entretenimiento, constituyen uno de los formatos educativos más efectivos. Enseñar a través de una historia permite captar la atención de un público en plena formación, curioso y creativo. De esta manera, lo que contamos forma parte del pensamiento colectivo infantil. En los libros encontramos un altavoz social que se dirige directamente a la generación que transformará el futuro.

Otros de los fenómenos que acercan a niños y adolescentes a la lectura son los youtubers y booktubers. Internet está contribuyendo a que los jóvenes se aficionen a la literatura. Gracias a  ejemplares como los de Javier Ruescas, Herrejón o Andrea Compton, se sitúan en primer plano valores de cambio social como la diversidad, la inclusión y la visibilidad LGTBI+.

Fuente didáctica de entretenimiento

tendencia de marketing infantil

Históricamente, la tradición literaria infantil no ha desarrollado todo el potencial transformador que posee una historia. Ha sido durante los últimos años cuando hemos podido observar cómo el mercado dirigido a los más pequeños, comenzaba a mostrar la diversidad en la que nos movemos. Ejemplos claros de transformación social los vemos en libros como ‘¡Al furgón! ‘de Henri Meunier y Nathalie Choux, en el que se explica a los más pequeños el drama de los refugiados, ‘Mercedes quiere ser bombera’ de Beatriz Moncó, un cuento para la igualdad, y ‘¡En Familia!’ de Alexandra Maixiener, que refleja la diversidad en el hogar.

Tendencia de marketing infantil que no pasa de moda

En una época de creación, tanto de nuevos discursos como de editoriales independientes, la repercusión que tiene incluir lo social en lo cultural es especialmente necesaria. Más aún cuando hablamos de niños y adolescentes. Los contenidos de la literatura infantil, que nace con el objetivo de entretener a través de un formato didáctico, deberían priorizar la demanda social a la del mercado. Al final la intención de este tipo de escritura es que los niños se relacionen con historias diversas. Hoy en día, los más pequeños son los que piden cierto tipo de libros. Su educación literaria pasa también por su propia demanda.

La literatura también representa una de las tendencias de marketing infantil que nunca pasa de moda. En The Modern Kids & Family estamos familiarizados con lo más demandado por los niños y en los últimos años estamos viendo cómo, mientras las jugueteras crean productos cada vez más digitalizados, el papel sigue en el Top 10 de lo que gusta a los más pequeños.

Share
¡Compártelo!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *