Tendencias del marketing juvenil: la figura del kidfluencer

Influencers y su calado en menores

La Gen Z es una generación conectada, con más de 175.000 niños entrando en Internet por primera vez cada día. El consumo de contenidos audiovisuales en red es compulsivo. Sus referentes han cambiado: ya no están en la tele, sino que ahora aparecen en YouTube. Son público fiel de los creadores de contenido o, como actualmente llamamos, influencers. Según el Global Trust in Advertising Report 2015 de Nielsen, el 83% de los consumidores confían en las recomendaciones de amigos y familiares. A su vez, el 66% se guían por las opiniones que postean otros usuarios. Las pantallas se han transformado en el marco de las tendencias del marketing juvenil. Sin embargo ¿qué calado tienen en dicho público?

Las estadísticas muestran que el Top 25 de youtubers disfruta del doble de engagement que cualquier otra celebrity, reciben doce veces más feedback que la figura del famoso tradicional. Con un target que ha cambiado sus hábitos de consumo, que admira a otro tipo de figuras, cabe preguntarse si el impacto que recibe se ha moldeado. Empapados de publicidad disfrazada de contenido diario, son el foco de las estrategias del marketing para jóvenes, del “influencer marketing”, concepto cuyo número de búsquedas crece un 5000% cada mes.

¿Cómo trabajar con un kidfluencer?
Tendencias del marketing infantil: los niños como creadores de contenido

Kidfluencer: el creador de contenido menor de edad

Hace unas semanas se celebró en la Universidad Complutense de Madrid el Primer Encuentro Europeo del Marketing Infantil y Familiar (EFY&KMS), organizado por la Cátedra TMKF. En él se quisieron poner de relevancia las tendencias del marketing juvenil. Se quiso ahondar en la figura del kidfluencer, término que hace referencia al creador de contenido menor de edad. En este contexto, la Ley de Protección de Datos de la UE (GDPR) permite que cada país establezca la edad concreta a la que se puede aplicar el concepto “kid”, por lo que en España se ha situado en los 13 años.

Estos creadores de contenido son menores, por lo que si nos preocupamos por los mensajes que transmiten a su audiencia también deberíamos poner el foco en el entorno en el que trabajan para convertirlo en el más seguro posible. El kidfluencer se mueve en un marketing para jóvenes poco regulado; al tratarse de una figura que nace en los últimos años, la legislación que lo rodea todavía tiene que adaptarse a su figura, conocer sus características para ofrecerle un ambiente responsable. Al trabajar con menores, la relación marca-influencer necesita quedar registrada por escrito, con un contrato que no dé pie a incumplimientos o reclamaciones. Por no hablar de la importancia de cuidar los derechos de imagen de los jóvenes.

Según datos de IAB Spain, el 60% de los profesionales del marketing para jóvenes en España utiliza influencers en sus campañas y se prevé que esta cifra se incremente en los próximos meses. Tanto creador como público menor de edad deben moverse en contextos de máximo respeto, su relación tiene que ser honesta y los mensajes directos. Además, la protección de ambos depende de que las marcas tomen conciencia de para quién trabajan y con quién.

Share
¡Compártelo!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *